• +502 5578 9042
  • info@proyectoloszopilotes.com

Los papeles de Aspern y Daisy Miller, de Henry James (2007)

Los papeles de Aspern y Daisy Miller, de Henry James (2007)

Los papeles de Aspern

En 1887 James había conocido en Florencia a la condesa Gamba, casada con un sobrino de Teresa Guiccioli, último amor de Lord Byron, que conservaba unas cartas de amor del poeta. James mostró interés por conocer el contenido de estas cartas, pero la condesa se negó en redondo a permitirle leerlas. Aproximadamente por la misma época el autor tuvo noticia de la historia de un bostoniano llamado Silsbee, apasionado admirador del poeta romántico Percy Shelley, que se hospedó en casa de la anciana Claire Clairmont -amante de Byron y madre de su hija Allegra- y de su sobrina nieta, con la esperanza de apoderarse de cartas de Shelley y de Byron. Al fallecer la anciana, la sobrina le propuso entregarle las cartas a condición de que se casase con ella. Silsbee huyó.

 

James altera algunos detalles de la historia: inventa, por ejemplo, al poeta romántico ficticio Jeffrey Aspern, estadounidense, y atribuye la misma nacionalidad a las señoritas Bordereau. Todos los personajes son, pues, norteamericanos.

Argumento: La historia es narrada en primera persona por su protagonista -cuyo nombre no se revela nunca en el texto-, un crítico literario que viaja a Venecia en busca de las cartas que su admirado poeta Jeffrey Aspern escribió a su musa, Juliana Bordereau. Dado que su compañero John Cumnor había obtenido una rotunda negativa como respuesta a su oferta de comprar las cartas a la anciana señorita Bordereau, el narrador se propone ganarse su confianza, ocultando sus verdaderos motivos, para posteriormente negociar la adquisición de los papeles. Para ello, se hospeda en el viejo palazzo en el que habitan Juliana y su sobrina (tal vez sobrina nieta) Tita, quienes le aceptan como huésped a cambio de una gran cantidad de dinero.

El verano va transcurriendo sin que el narrador consiga apenas avance alguno, aunque se entrevista en varias ocasiones con la sobrina, que muestra gran interés por él. Los acontecimientos se precipitan cuando, tras entrevistarse con el narrador, Juliana Bordereau cae gravemente enferma. El narrador se introduce subrepticiamente en la habitación de la anciana, quien lo descubre, lo increpa y queda inconsciente. El narrador se marcha de Venecia durante unos días. Cuando regresa, la anciana ha fallecido. La señorita Bordereau le ofrece un retrato de Aspern que era propiedad de su tía e insinúa que existe una posibilidad de que el investigador acceda a los documentos que le interesan: contraer matrimonio con ella. La actitud que el narrador muestra al sugerírsele esto hace que Tita Bordereau renuncie a sus esperanzas de matrimonio y destruya los papeles.

Daisy Miller

La señorita Annie P. Miller aparece en Vevey, Suiza, con su madre y su hermano. Su padre, opulento y tosco nuevo rico, quiere pulirla y europeizarla. Daisy, como es llamada, conoce a un refinado joven norteamericano llamado Winterbourne, que se interesa por ella, desconcertado por su desenfado y su coqueta falta de tacto.

 

Se vuelven a ver en Roma y él trata de corregir la conducta de Daisy, sobre todo cuando comienza a coquetear públicamente con un italiano de poca clase llamado Giovanelli. Esto lleva a que la colonia norteamericana en Roma la condene al ostracismo.

 

Daisy muere de unas fiebres contraídas en plena noche romana a solas con Giovanelli, y sus últimas palabras fueron un recado para Winterbourne: “Decidle que jamás me prometí a Giovanelli”, como una invitación casi póstuma a largo noviazgo de ultratumba. Toda la tensión de amor y recelo entre Daisy y Winterbourne se debieron exclusivamente a un desajuste social. Información extraída de Wikipedia

 

Editorial Universidad Veracruzana, 2007. Traducción de Sergio Pitol

 

Loszopilotes58495

Leave your message