• +502 5578 9042
  • info@proyectoloszopilotes.com

Si la sangre fuera ambrosía (antología del I Certamen de Poesía Cantos de Trova 2015)

Si la sangre fuera ambrosía (antología del I Certamen de Poesía Cantos de Trova 2015)

 

De la misma manera que Desde la caída del sol…, a través del I Certamen de Poesía Cantos de Trova, se seleccionaron los primeros tres lugares del certamen, además de dos mencionados honoríficos y 14 autores más de los 75 que aproximadamente participaron en el certamen. Esta antología toca un poco todas las partes sensibles de cualquier ser humano: el amor, la muerte, el sexo, el erotismo, la desgana, el valor, la violencia, etc., etc. en un total de 19 poetas.

 

«Recordamos el tiempo, el espacio, los instantes en donde palabrereamos, verseamos, escuchamos, escupimos, vomitamos, despertamos, andamos, etcétera de los etcéteras compartidos.

 

(…) Pedro Guerra dice que «la ilusión se hizo latido / y el latido un garbancito en su interior. / Poco a poco el garbancito tuvo dedos, / labios, ojos, corazón». Así estamos, así nos encontramos, con ojos para ver, corazón para sentir, dedos para tocar, labios y lengua para saborear y, si las ganas nos lo permiten, claro, conjuntamos el resto de elementos y degustaciones para leer…

 

El cielo nos avizora impasible, la selva/bosque nos ve de reojo con tanto papel gastado, el sol mañanero se despertó para hundirse en el atardecer para repetirlo al día siguiente, los corazones del mundo se hinchan de sangre al recordarse como amantes mutuos para una eternidad cosificada, para logar entenderla, entonces, y de vez en cuando hay quienes escriben poesía que sale del pecho y de las venas, y hay quienes manifiestan la oralidad del mundo de manera escrita: somos artesanos de un mundo que aún nos fascina y nos asquea: sentimientos irregulares que observamos con la delicia de espasmos, orgasmos, abrazos».

 

Muestra poética

 

Obsesión, añoranza, duda, voz, de Abner Cottóm (ganador del primer lugar)

 

Criaturas con pulso deshumanizante

¿Por qué es tan extraño danzar?

¿Por qué nadie baila?

Ritual, ¿dónde estás de viejo?

 

Ilusión musical de supernovas:

oscura vibración acústica.

 

¿Y dónde está la lengua del pueblo?

La poesía de su historia cultural y biológica.

¿Dónde saborear pies descalzos al remover la tierra?

 

No nacimos en noches tan sagradas.

La tribu ha muerto

con su danza milenaria.

 

Nuevo caminito de evolución subjetiva.

¿Error? ¿Error? ¿Error?

 

La voluntad antigua sucumbe.

Las palabras cambian.

 

El canto del bosque es la música de los dioses:

energía, vitalidad, sentido.

La voluntad misma.

 

Nuestro destino también es bailar.

Danzar todo el sol.

Todo danza porque todo es movimiento.

Vos y yo.

Ya lo sabías.

Te fascina.

 

Comunión humana.

Seguridad orgiástica de tribu.

¿Qué pueblo aún es danzarín?

 

Jugar con el viento en las manos.

Capturar la piel en formas de animales.

 

El planeta gira solo cuando andamos.

Tu ritmo de cintura.

¡Y yo acá sentado!

 

Tambor y garganta, instrumentos,

operen nuestros deseos,

semillas de los besos sin pensar.

 

Si querés saber a dónde vamos

simplemente escuchá.

 

 

16.25 pm, de Rodrigo Arenas (ganador del segundo lugar)

 

crees que es domingo, pero en realidad es el efecto de [la morfina luego de que extrajeran el vientre entre

[las horas crees que es domingo, pero es la fiebre que te ha

[tumbado de regreso al principio de los tiempos crees que es domingo, pero es solo tu espíritu en

[busca de un lugar donde dormir crees que es domingo, pero son solo los minutos que

[anteceden al lunes

me recuerdas

al domingo

y a muchos

otros domingos

a domingos de chocolate y manos sucias a domingos de primos lejanos y sudor dulce a domingos de supermercado y deportes improvisados a domingos de siesta y atardeceres terroríficos a domingos dolor de cabeza y estómago en llamas

te perfilas

como el domingo

pero no me engañas

solo eres

el silencio

 

Corazón de cemento, de Marco Mancilla (ganador del tercer lugar)

 

Nací con la muerte a mis espaldas,

me hizo fuerte soportando arcadas

en un núcleo familiar inestable,

preferí a Morfeo a liar lo desagradable,

dormido en los brazos de mi madre

crucé mares envidiando hogares,

con la esperanza que todo mejorara

no hallé bonanza, solo empeoraba,

mi espíritu voló lejos a toda prisa,

y el ímpetu me borró cualquier sonrisa,

me encerré entre muros mentales,

limité el número de amistades,

me enjaulé como animal de feria,

todo el mal obscureció mi etérea.

 

La tristeza en mi cabeza me crió

mientras la pobreza mi alma cicatrizó,

comprendí mi puesto en la vida,

en seguida esperé mi lápida

para sepultar mis ambiciones,

siendo consciente de mis acciones,

no brillaba ningún futuro para mí,

se estrellaba contra el veneno que comí,

mi autoestima a los pies de Satanás,

quise más que ser como los demás,

una princesa por fin me iluminó,

con su belleza trazó mi camino,

la proeza de amarla parecía sincera,

una pena, solo fue efímera quimera.

 

Confundí amor húngaro con pedofilia,

entregándome a una desconocida

creció en mi interior un demonio

que murió al primer beso de estramonio,

así perdí mucho teniendo muy poco,

entregado a un sesgado mundo solo

en el cual el oxígeno es melancolía,

la cobardía es y será mi agonía,

ahora temo abandonar mi castillo,

es el único lugar donde hay brillo,

para no perderme más en las tinieblas,

en su interior encontré temibles fieras

disfrazadas de sentimientos buenos,

del calor distintivo de unos senos.

 

Decidí ser ateo cuando murió dios,

siendo feo busqué al mago de Oz

para remediar todo lo que perdí,

y aliviar lo que algún día sentí,

en mi interior algo se endurece,

perece mi cuerpo mientras anochece,

estoy fielmente destinado al callejón,

a deshacerme de mi vieja razón,

madurar y terminar mi cuento,

desesperación, esto es lo que siento,

el lamento es mi único memento,

se asoma el último momento,

no puedo estar con este tormento

que forjó mi corazón de cemento.

 

 

La gotera de mayo, de Matheus Car (ganador de una mención honorífica)

 

Huellas recogidas por la lluvia

con absoluta violencia,

con corteza de árbol,

como mayo golpea la piedra.

 

El cielo trajo entre sus labios

una lengua de nubes

llena de botellas con lluvia.

 

En una barca empino mi suerte

como Jonás esquivando su ballena.

Lúgubre y fuerte es la ola

en la frente del que golpea.

 

En pequeños botes salvavidas

huyen las infrecuentes ideas.

En el mar se enreda una tormenta

y esa bestia la trae entre sus dientes.

 

 

Mi sal, de Ester Laura Arévalo (ganadora de una mención honorífica)

 

Y la lujuria mi amor

poco a poco se convertía en cristales

que ardían

y dolían

y mueren

 

Loszopilotes58495

Leave your message