• +502 5578 9042
  • info@proyectoloszopilotes.com

El desfiladero de las últimas horas (antología seudónima)

El desfiladero de las últimas horas (antología seudónima)

Otra propuesta de híbrido de antología que surge a partir de un juego entre varios escritores de cuentos y poesía en donde, además de contener sus textos, estos los firman con seudónimos para suplantar y crear al mismo tiempo identidades con las que ya vivían paralelamente o, quizás, con las que convivían muy en el fondo de su ser bajo solapas de su inconsciente:

 

«Esto es todo y nada, lo mismo y lo distinto, la suma y la diferencia, un juego, la mentira, la seriedad, la verdad. Morirse, muchas veces, de seguro, es como nacer y aquí encontramos la vida y la muerte.

En el camino por nuestra historia nos vamos encontrando una infinidad de cosas que nos llevan desde lo inverosímil hasta la realidad pura y descarnada, nos vamos encontrando gestos, guiños hacia todo el mundo. Una señorita esperando un bus en la esquina. Un señorito buscando que alguien lo espere en un bus en la esquina. La soledad nos remuerde el alma, es cierto, es la soledad en donde se aúna la timidez también, gran problema, gran embrollo pero las situaciones son dadas poco a poco y una cosa lleva a la otra. Una idea se embarca hasta concretarse alguna vez, de vez en cuando, la vez de la sinrazón, el dominio de la verborrea y, entonces, la materialización es dada y nos encontramos, en los caminos sinuosos y escabrosos de este terreno fértil: las letras arrejuntadas de la idea plasmada, eso nos encontramos y también, por qué no, nombres que no son nombres y que se esconden tras otras maneras de nombrar, de inquirir, de formarse por el silencio». C. B. C.

 

Aquí te va la muestra:

 

Gergar Punto del Cid

 

***

Afónico diluvio, inundado de siniestra realidad.Hice, sentí, presentí, pensé, soñé, deseé.

Estoy vivo.

No estoy tan aletargado.

No estoy tan lejos de la orilla.

De pronto resulta que tu imagen

ya no irrumpe como antes,

de pronto parece que no sos tan indispensable,

que no haberte cartografiado fue la manifestación más hermosa de mi instinto animal,

tan animal como haberte amado al amanecer,

como haberte amado al anochecer,

como esperar de vos un susurro

parecido al de los ronrones.

Ahora te observo desde mi caleidoscopio

borrosa como la última copa,

como la última copa que derramo,

laúltima gota,

como la última consecuencia de la última gota del semen asesino

de los depredadores nocturnos, diurnos, qué más da,

esos que esperan acontecerte

sin más esfuerzo de un hola qué tal.

De vos solo tengo un recuerdo,

un destello que viene por las noches con las luciérnagas ebrias y morosas de pago.

 

Saago de Longe

 

6:00

Calla el despertador

yla ventana está cerrada.

El calendario

permanece estático

en la pared,

en el tiempo.

Hoy es un día

como cualquier otro.

Seguiré durmiendo

hasta el año próximo.

(De “Bitácora de un viaje anual”)

 

 

Andasolo

 

Godzilla

 

Se estrenaban en el cine tres películas tan propias en su fantasía: un reptil gigante atacando Manhattan, un hombre arácnido salvando a la ciudad y la historia de tres adolescentes guatemaltecos que tratarían ilegalmente de llegar a Estados Unidos para ser salvados por algún superhéroe local. Las filas eran inmensas, como pocas veces las había visto, al punto de casi desistir de la empresa. La paciencia prevaleció y la premier del film de La Jaula de Oro fue la recompensa. Tres chicos tratando de alcanzar el sueño americano escapando de la pesadilla local. Drama tan propio del pueblo y tan ajeno a mí. Curiosamente hubo solo tres personas en la sala, un chapín y dos gringos.La ironía fue la única en llenar ese gran espacio vacío. Mientras tanto las salas de Godzilla y el Hombre Araña rebosaban de cinéfilos chapines. Es que sin duda alguna asistir al cine en este país se hizo para escapar un par de horas de esa realidad que nos agobia, claro, eso sí, la mayoría del dinero de esa taquilla aquel fin de semana salió de las remesas que el abuelo envía desde Manhattan, luchando más fuerte que Godzilla y esperando aún al arácnido que lo llegue a liberar de las garras de la esclavitud encubierta.

 

 

Loszopilotes58495

Leave your message